Mandar desde fuera, crecer en votos

Cuando la estrategia es la acertada pero no se sabe cómo ponerla en marcha, pasa lo que pasa.

Ciudadanos no fue la única que se planteó la estrategia de mandar desde la oposición y crecer en votos, sino que otros lo descartaron y se apuntaros a mandar. La formación de Rivera, a mi juicio, fracasa en su planteamiento por su falta de iniciativa y desunión interna, a la que su lideresa Pilar Gómez Magán ha conducido tanto al grupo municipal como a la agrupación local.

La falta de democracia interna y participación de la militancia, junto con el errático flirteo de su cuestionada portavoz con políticos de la oposición con los que además de fotos y reuniones varias busca la fórmula de auparse al poder como sea, hacen que la formación naranja que recordemos tiene la llave de la política a llevar a cabo en la ciudad de Torrevieja ya que con sus dos votos en el plenario dan y quitan mayorías, hoy evidencie una incapacidad más que manifiesta en sus objetivos iniciales, que han llevado a la intervención de los órganos provinciales del partido que, si bien creció en votos en las pasadas elecciones generales del 20 de diciembre, no sólo lo hizo por la no comparecencia en los comicios de otras formaciones, como Sueña Torrevieja o APTCe, sino quizás también por el voto depositado en las urnas por desconocidos afiliados como Angelines y Ceferino a los que algunos quisiéramos conocer.

El cisma de la formación naranja es tal que militantes destacados e integrantes de la candidatura encabezada por Gómez Magán ya expresaron su descontento públicamente llegando a pedir disculpas a quienes les pidieron el voto, Además de la manifiesta distancia entre sus dos concejalas que rara vez se dejan ver juntas, y aún mantienen la unidad del voto en los plenos municipales, quizás sea además la necesidad de colocar a determinadas personas en puestos remunerados lo que hace del acertado e ilusionante planteamiento inicial, mandar desde fuera y crecer en votos, que personas válidas como el secretario del grupo municipal, número cuatro en la candidatura,  se vea a día de hoy en la tesitura de si regresar a lo privado o continuar en lo público.

La lideresa naranja, cada día más sola y cuestionada, comparte algo más que reuniones al margen de la militancia además de, a espaldas de todo el partido incluidos tanto su compañera de corporación como su asesor de confianza, solicita informes que le permitan desdecirse de las decisiones que en su día consideró acertadas, como solicitar para Paqui Parra la dedicación exclusiva y nombrar secretario de grupo a José Antonio Cortés; recordemos que este nombramiento fue tras la tentativa frustrada de colocar a Gabriel Ferrer en  el puesto, todo claro por culpa de la prensa, que vinculó a ambos sentimentalmente, cosa que ambos negaron.

Uno que observa con detenimiento y hasta con cierto asombro los movimientos, a mi juicio poco meditados, de la portavoz ciudadana, no deja de preguntarse quién o quiénes fueron los que el pasado junio decidieron una estrategia tan buena sobre el papel y quiénes son los que consienten que las actuaciones en solitario de una concejala lo tire todo por la borda, convirtiendo al partido en la ciudad de sal en el hazme reír político

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,